MUDANZAS DEL HOGAR

MUDANZAS PARTICULARES

Hacer frente a una mudanza es, por norma general, agobiante y estresante. A menudo, cuando toca trasladar todas tus pertenencias de una casa a otra, éstas se convierten en una enorme montaña y no sabemos por dónde empezar.

Si sigues estos sencillos pasos de organización será más fácil emprender esta aventura, y sabrás desde cómo cargar el camión de mudanzas hasta cómo hacer frente a los inevitables momentos de crisis.

Aprovecha la mudanza para hacer limpieza

Las mudanzas son la ocasión idónea para deshacerte de todas aquellas cosas que no usas o no necesitas. No tiene ningún sentido que te lleves cosas innecesarias, ¡el espacio que ocupen en el camión es dinero!

Prepara un kit de supervivencia para la mudanza

Piensa en el día después o, incluso, en la noche, si no quieres dormir en un colchón sin sábanas y vestida. Ropa de cama, toallas, pijamas y un neceser para el baño son algunas de las cosas que no te pueden faltar. A la mañana siguiente, necesitas empezar con fuerzas, descansada… ¡Y limpia!

Organiza las cajas de la mudanza

Para tener todo listo, necesitas empezar unas tres semanas antes del día de mudanza. Para seguir viviendo esas semanas con cierta normalidad, empieza a empaquetar todo aquello que no necesitas para tu día a día: libros, ropa de la anterior temporada… Y un consejo: Aunque la caja sea grande (o muy grande) no la cargues a tope, porque no podrás moverla.

Es importante seguir un orden. Guarda cada habitación por separado y marca cada caja con el nombre de la estancia a la que corresponda. No olvides hacer inventario. Y si no quieres que nada se rompa por el camino, hazte con un rollo de papel de burbujas o con sábanas viejas, para envolver los objetos más sensibles.

Llegada a la nueva casa

Por fin llegas a tu nuevo hogar, aunque hay tanto bulto que no sabes por dónde empezar. Primero, monta los muebles, después, deshaz las cajas, procura ir doblándolas al mismo tiempo para que ocupen menos espacio, y por último, enchufa el frigorífico (recuerda que al menos deben pasar 24 horas).

Para que la cosa cunda y no te pases días y días con la casa patas arriba, empieza colocando las cosas de la cocina y el baño (al quitarte un número importante de cajas, te vas animando). Después, las habitaciones y termina con el salón, que es, normalmente, la estancia donde más hay que colocar. Ahora es el mejor momento para organizar la librería por autores o géneros.

Tira algunas cosas más incluso después de mudarte

No importa cuán exhaustiva haya sido la limpieza que has hecho antes de empaquetarlo todo, a veces, algunas de las cosas que has decidido traerte a la nueva casa con el mayor convencimiento resulta que no encajan en el nuevo espacio como esperabas. Intenta que eso no te frustre demasiado y tómatelo como ley de vida. Véndelas, regálalas a un amigo o, si realmente las tienes un cariño especial, quédatelas. Pero solo si dispones de espacio donde guardarlas.